lunes, 17 de noviembre de 2008

LA VANIDAD

…..El sentido real de la vida se resume en la EVOLUCIÓN.
El hombre se distingue del animal por la función consciente cuya forma mas evolucionada es el espíritu.
Todo sufrimiento tiene su causa en el deseo insatisfecho: se define como un contraste entre el deseo y la realidad.
El sentido de la vida es una forma de la realidad: es la realidad ideal, la verdad
Si ésta no puede ser alcanzada, entonces el hombre no puede situarse en armonía con el sentido de la vida mas que por mediación del deseo espiritualizado (idea) y del deseo sublimado (ideal).
El deseo es el fenómeno central de la vida.
La vida se resume y se consume en el esfuerzo incesante de la transformación energética de los deseos.

…..Cree bastarse a si mismo, pero no lo consigue a pesar de todas sus invenciones. Las mismas invenciones se vuelven contra el hombre que ha perdido la dirección evolutiva. En vano intenta éste reemplazar el sentido de la vida por el progreso. La vida tiene fuentes de insuficiencia y de sufrimiento demasiado profundas, demasiado trágicas, demasiado misteriosa, como para que el progreso pueda descartarlas.
El misterio de la vida incluye el misterio de la muerte.

…..Según la sabiduría común a todos los mitos y a todos los pueblos, esa activación contemplativa es el poder supremo que conduce a la plenitud, ya que es la única que permite vivir el mundo sin que constituya un obstáculo.

…Sólo el júbilo que resulta de la realización esencial logra disolver, sublimar el temor ante la muerte.
De nada sirve rechazar ese temor, en vez de disolverlo subliminalmente, ya que es precisamente ese rechazo del temor a la muerte lo que se convierte en causa oculta de la exaltación destructiva de los deseos insensatos….

…..El peligro monstruoso del que hablan los mitos, es el estancamiento involutivo. El monstruo, simbólicamente representado como amenaza exterior, es en verdad el peligro esencial que reside en la psique: la imaginación exaltada respecto de si mismo: la vanidad. Que incita a creerse la realización perfecta del sentido evolutivo.
La vanidad es la deformación del espíritu por excelencia. Es lo contrario de la lucidez: la ceguera respecto de las propias faltas. El sentimiento de culpabilidad que se liga a cada falta –en la medida en que no es rechazado vanidosamente- es una expresión de lucidez: la llamada del espíritu convertido en acusador, la alerta contra un atascamiento de la gozosa armonía.
La vanidad, la incapacidad de soportar las advertencias, transforma el sentimiento de culpabilidad en culpa real e incontrolable.
Es el desvarío definitivo que presagia las acciones insensatas, la reaparición obsesiva, alucinante y delirante del afecto ya no en evolución sino malsanamente contenido. (rechazado).
El estancamiento vanidoso es la medida exacta del esfuerzo evolutivo que el hombre debería haber realizado y en cuya realización ha fracasado, sus consecuencias destructivas son la exacta medida de la culpa del hombre respecto de la vida.
Vanidad y culpabilidad exaltada son los dos polos ambivalentes de una sola y misma deformación enfermiza del espíritu: el estancamiento de la fuerza evolutiva, su insuficiente expansión en pulsión espiritual.
La perversión sobre la cual los mitos insisten con mas frecuencia es la deformación malsana del espíritu y su signo refulgente: la vanidad culpable, la culpabilidad vanidosa.

Extracción de un fragmento de los pensamientos de Paul Diel en el libro “El simbolismo en la mitología griega”.
Libro que recomiendo, pues en base a los mitos más importantes o más conocidos actualmente, nos muestra como continúan esos símbolos funcionando en nuestro ser y hacer.

3 comentarios:

grace dijo...

como siempre muy bueno lo que publicas y me alegra haberte encontrado en el blog porque siempre pones algo para la reflexion,besos grace

Mónica Arroyo dijo...

Es en la experiencia de vida que el hombre evoluciona...o al menos debiera aprender y evolucionar, creo que así ocurre siempre.
Cariños
Mónica

roxana dijo...

Mónica y Grace. les agradezco mucho que compartamos nuestros pensamientos y reflexiones juntas. Debemos sumar siempre!!!!Mónica ya entraré a tu blog. Besos
roxana