miércoles, 4 de marzo de 2009

LAS DOS CIUDADES. -JALIL GIBRAN-

La vida me tomó en sus alas y me condujo a la cumbre del Monte de la Juventud.
Después me señaló a su espalda y me invitó a que mirase hacia allá.
Ante mis ojos se extendía una ciudad extraña, de la cual emergía una humareda oscura de múltiples matices, que se movían lentamente como fantasmas.
Una tenue nube ocultaba casi completamente la ciudad de mi vista.
Tras un momento de silencio, exclamé:
-¿Qué es lo que estoy viendo, Vida?
Y la Vida me contestó:
Es la Ciudad del Pasado. Mira y reflexiona.
Contemplé aquel escenario maravilloso y distinguí numerosos objetos y perspectivas: atrios erigidos para la acción, que se erguían como gigantes bajo las alas del Sueño; templos del Habla, en torno a los cuales rondaban espíritus que lloraban desesperados o entonaban cánticos de esperanzas.

Vi iglesias construidas por la fe y destruidas por la Duda.
Divisé minaretes del Pensamiento, cuyas espiras emergían como brazos levantados de mendigo
Vi avenidas de Deseo que se prolongaban como río a lo largo de los valles; almacenes de secretos custodiados por centinelas de la Ocultación, y saqueados por ladrones de la Revelación; torres poderosas erigidas por el Valor y demolidas por el Miedo; santuarios de Sueños embellecidos por el Letargo y destruidos por la Vigilia; débiles cabañas habitadas por la Fragilidad; mezquitas de Soledad y Abnegación; instituciones de enseñanza iluminadas por la Inteligencia y oscurecidas por la Ignorancia; tabernas del Amor, en que se emborrachaban. los enamorados, y el Despojo se mofaba de ellos; teatros en cuyos tablados la Vida desarrollaba su comedia, y la Muerte ponía el colofón a las tragedias de la Vida.

Tal es la llamada Ciudad del pasado —aparentemente muy lejos, pero en realidad, muy cerca— visible apenas a través de los crespones tenebrosos de las nubes.
Entonces la Vida me hizo una señal, mientras me decía:
—Sígueme. Nos hemos detenido demasiado aquí
Y yo le contesté:
—¿A dónde vamos, Vida?
Y la Vida me dijo:
Vamos a la Ciudad del Futuro.
Y yo repuse:
—Ten piedad de mí, Vida. Estoy cansado, tengo los pies doloridos y la fuerza me abandona.
Pero la Vida insistió:
—Adelante, amigo mío. Detenerse es cobardía. Quedarse para siempre contemplando la Ciudad del Pasado es Locura.

Mira, la Ciudad del Futuro está ya a la vista... invitándonos.

30 comentarios:

Zamora dijo...

que sabia es la vida,este es el morir a cada instante para volver a nacer.Hay que seguir, el pasdo pasdo esta.
Un beso flor mia, flor de mi bosque.No creas que me olvido d elo del arbol, pero es que no deja de llover y el camino del bosque esta enfangado. soy hombre de palabra y tu arbol esta en la ciudad del futuro que esta a la vista invitandonos

roxana dijo...

QUIERO ENTRAR A LA CIUDAD DEL FUTURO! Gracias Zamora!

roxana dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
mimbre dijo...

Hola Roxana...
Es imprecionante, como un cuento tan sencillo pueda encerrar tanta sabiduria, para reflexionar..Verdad¡¡
Gracias por compartirlo¡¡
Un abrazo
osvaldo.

TARANTULA dijo...

!quedarse para siempre en la ciudad del pasado es locura!!hay que entrar en esa nueva ciudad!
!y quien mejor que tu para darnos la mano??


!tengo que decirte que mi mirada hoy,no esta puesta en nadie especial!sin mas...es el sentir que posee mi ser y lo expresa con letras,aquellos que lean mi corazón sabrán...que soy una enamorada de la pasión y de la vida!

!gracias por esa luz que tienes...
beso

Angeles dijo...

Qué belleza esta historia!!
He leído tanto de Gibran y esta no la conocía. Me llega en un momento muy oportuno....
Como dice una bendición : "que el camino nos encuentre..."
Somos creadores podemos construir algo nuevo:) para eso hay que cambiar la piel.
Gracias. me lo guardo.
Un abrazo.

Esencia de Louisse dijo...

Una invitación a la reflexión...
Precioso post.

Un intenso abrazo Roxana, durante mis paseos, aunque a veces silenciosos, seguiré reposando en tu sabio rincón...

Esencia de Louisse

Gustavo dijo...

Gracias por compartir :-) hace poco conseguí El Profeta de Khalil Gibran,...me espera la lectura, un abrazo :-) pd: que bueno que te gustó el tema de simon-garfunkel! :-)

izara dijo...

Queramos o no, entraremos en la ciudad del futuro, solo que si lo hacemos mirando hacia la del pasado,
no dejaremos de darnos golpes, caidas y traspies que no nos dejaran avanzar ni disfrutar los nuevos caminos.
Un saludo Roxana.

goyo dijo...

que buena mirada de la vida has hecho
un beso amiga

Magah dijo...

Muy bueno pensar sobre este tema. A menudo quedamos detenidos en un pasado, perdiendo el tiempo sin dar los pasos necesarios para continuar el camino.

Gracias Roxana. Oportuno tu texto.

Un abrazo.

Navegante Del Alma dijo...

¡Uh!, cuanto hacía que nadie me recordaba a Gibran. Lo recuerdo sobre todo a comienzos de los 80, allí se hizo famoso por lo menos en Argentina, aparecía en posters y todo tipo de cuadritos con texto, yo lo sé bien porque tenía por entonces un maxi-kiosco.
Y su sabiduría, claro, eterna.
Besos.

joselop44 dijo...

Magnífica lección, por muy bueno que fuera el pasado, siempre hay que caminar hacia el futuro.
Saludos

Adrisol dijo...

sabio cuento para reflexionar!!!!!!!!!!
gracias por compartir.
un abrazo

Mayela Bou dijo...

Que lindo, todo lo que èl escribe llega muy profundo al alma!
Que el camino siempre salga a tu encuentro, bonita!
besos!

((Cioran el pirata)) dijo...

este es un mundo tan gloton que te come el corazón, disfruto mucho de este lugar,
aun no se donde enterrar la culpa, y esta historia hoy me desbordo.

saludos!

Andy dijo...

Roxana, una reflexion my cierta, a veces nos queremos quedar en el pasado, sin ver lo maravilloso que nos espera.
Gracias por visitarme.
un beso

Silvy dijo...

Hola Roxana!!me doy otro paseito por tu lindo blog y te dejo un saludo!Lo de seguir mi blog no tengo ni idea de porque no puedes acceder pero si tengo varios seguidores...de todas formas justo hoy leí en otro blog un post referido a problemas similares con lo cual creo qe a veces se vuelve un poco loco el blog y hace lo que quiere!!o sera el duende tarvieso??jejej..
besosssss!!

Nora dijo...

Vayamos a la ciudad del futuro Rox!
Un abrazo!
Nora

runner48 dijo...

Precioso texto...la vida y su curso...
bsss

Silvy dijo...

Roxana ya solucioné lo de los seguidores en mi blog.Gracias por deirmelo!!

muackkkk!

J. Marcos B. dijo...

Muy bonita entrada amiga! Khalil Gibran... tengo todos sus libros, pero el que prefiero es "Cartas de Amor" una maravilla...

Me recordó una peli muy buena, que me recomendo una amiga bloguera, http://espiritudepaz.wordpress.com/ se llama "Himalaya"...muy bonita y buenos mensajes en ella...

Un beso. m

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

buenas noches Roxana... un cuento con trama sencilla y un desarrollo genia,
Un besote

Lourdes dijo...

Lo cierto es que siempre vamos entrando a la ciudad del futuro, no?
Cada día que pasa dejamos atrás cada ciudad del pasado que nos hemos encontrado.

Me ha encantado el relato.
:)

Besos, Roxana.

Liliana G. dijo...

Estupendo relato, estupendo Gibran. La verdad Roxana que el material que elegís no tiene desperdicio.
Un beso.

Myr dijo...

Y entre una y otra, el presente.

Bonito cuento!!!

Besos

Mónica dijo...

Me recuerda a una de mis frases favoritas esta entrada...

"Era perderse para encontrarse..."

Leni dijo...

No te quedes anclado en el pasado.
Y disfruta de lo que la vida te depara.
Hay que ser valiente para seguir caminando.
Pero si te paras
¿Donde está el camino?..
Me encantó el relato.
la forma en que me has hecho ser protagonista.
Y la reflexión finál en forma de anímo a la vida

Bello¡¡¡¡
Besos

Libertad dijo...

Cómo me ha gustado ésta entrada Roxana! No conocía la historia. Vamos hacia la ciudad del futuro que nos invita a cruzar sus puertas!
Un cariñoso abrazo.

neblina dijo...

Muy ingenioso, Roxana *:*

¿Y por qué no la Ciudad del Presente don levantaremos firmes cimientos que sostendrán a a Del Futuro?

No conocía a ese autor, Roxana.

Besos
Por fín
hace
un
solazo

:)