lunes, 19 de enero de 2009

ELOGIO A LA MUJER BRAVA

Estas nuevas mujeres, si uno logra amarrar y poner bajo control al burro machista que llevamos dentro, son las mejores parejas.
Héctor Abad


A los hombres machistas, que somos como el 96% de la población masculina, nos molestan las mujeres de carácter áspero, duro, decidido. Tenemos palabras denigrantes para designarlas: arpías, brujas, marimachos etc.
En realidad les tenemos miedo y no vemos la hora de hacerles pagar muy caro su desafío al poder masculino que -hasta hace poco- habíamos detentado sin cuestionamientos.
A esos machistas incorregibles, que somos machistas ancestrales por cultura y por herencia, nos molestan instintivamente esas fieras que en vez de someterse a nuestra voluntad, atacan y se defienden.

La hembra con la que soñamos, un sueño moldeado por siglos de prepotencia y por genes de bestias, consiste en una pareja joven y mansa, dulce y sumisa, siempre con una sonrisa de condescendencia en la boca. Una mujer bonita que no discuta, que sea simpática y diga frases amables, que jamás reclame, que abra la boca solamente para ser correcta, elogiar nuestros actos y celebrarnos bobadas.
Que use las manos para la caricia, para tener la casa impecable, hacer buenos platos, servir bien los tragos y acomodar las flores.

Este ideal, que las revistas de moda nos confirman, puede identificarse con una especie de modelito de las que salen por televisión, al final de los noticieros, siempre a un milímetro de quedar en bolas, con curvas increíbles (te mandan besos y abrazos, aunque no te conozcan), siempre a tu entera disposición, en apariencia como si nos dijeran “no más usted me avisa y yo le abro las piernas”, siempre como dispuesta a un vertiginoso desahogo de líquidos seminales, entre gritos ridículos del hombre (no de ellas), las cuales quieren más tiempo y se quedan a medias.

A los machistas jóvenes y viejos nos ponen en jaque estas nuevas mujeres, las mujeres de verdad, las que no se someten y protestan. Por eso seguimos soñando, más bien, con jovencitas perfectas que lo den fácil y no pongan problemas.
Porque estas mujeres nuevas exigen, piden, dan, se meten, regañan, contradicen, hablan, piensan y solo se desnudan si les da la gana.

Estas mujeres nuevas no se dejan dar órdenes, ni podemos dejarlas plantadas, o tiradas, o arrinconadas, en silencio y de ser posible en roles subordinados y en puestos subalternos.

Las mujeres nuevas estudian más, saben más, tienen mas disciplinas, mas iniciativa y quizá por eso mismo les queda mas difícil conseguir pareja, pues todos los machistas les tememos.

Pero estas nuevas mujeres, si uno logra amarrar y poner bajo control al burro machista que llevamos dentro, son las mejores parejas. Ni siquiera tenemos que mantenerlas, pues ellas no lo permitirían, porque saben que ese fue siempre el origen de nuestro dominio.

Ellas ya no se dejan mantener, que es otra manera de comprarlas, porque saben que ahí y en la fuerza bruta- ha radicado el poder de nosotros los machos durante milenios. Si las llegamos a conocer, si logramos soportar que nos corrijan, que nos refuten las ideas, nos señalen los errores que no queremos ver y nos desinflen la vanidad a punta de alfileres, nos daremos cuenta de que esa nueva paridad es agradable- como nuestras santas madres- pero son mejores, precisamente porque son menos santas (las santas santifican) tienen todo el derecho de no serlo.

Envejecen, como nosotros y ya no tienen piel ni senos de veinteañeras (mirémonos el pecho también nosotros y los pies, las mejillas, los poquísimos pelos). Las hormonas les dan ciclos de euforia y mal genio, pero son sabias para vivir y para amar y si alguna vez en la vida se necesita un consejo sensato ( se necesita siempre, a diario) o una estrategia útil en el trabajo o una maniobra acertada para ser mas felices, ellas te lo darán, no las peladitas de piel y tetas perfectas, aunque éstas sean la delicia con la que soñamos, un sueño que cuando se realiza ya ni sabemos que hacer con todo eso.

Somos animalitos todavía, los varones machistas y es inútil pedir que dejemos de mirar a las muchachitas perfectas. Los ojos se nos van tras ellas, tras las curvas, porque llevamos por dentro un programa tozudo que hacia allá nos impulsa, como autómatas.

Pero si logramos usar también esa herencia reciente, el cortex celebral, si somos mas sensatos y racionales, si nos volvemos mas humanos y menos primitivos, nos daremos cuenta de que: esas mujeres nuevas, esas mujeres bravas que exigen, trabajan, producen, joden y protestan, son las mas desafiantes y por eso mismo las mas estimulantes, las mas entretenidas, las únicas con quienes se puede establecer una relación duradera, porque está basada en algo mas que en abracitos y besos, o en coitos precipitados seguidos de tristeza. Nos dan ideas, amistad, pasiones y curiosidad por lo que vale la pena, sed de vida larga y de conocimiento.

11 comentarios:

Noelplebeyo dijo...

Estimado Hector Abad... bueno, lo voy a decir, pero es que me viene a la cabeza Yes, we can

Hace tiempo que la mujer sumisa, modelito de revistas y consumidora de telenovelas, para en la noche cubrir el celo de nosotros, pasó de largo. Las mujeres han alcanzado la situación que ellas mismas han exigido, pero, querida, no puedes pensar que nosotros ya no somos unos machitos borricos ???

Eterno debete, aunque he de reconocer que aún queda camino.

Besos

roxana dijo...

queda camino, me quedo con ello
saludo
roxana

Myr dijo...

Hola Roxana!!!!

Uy Que elogio!!!
Gracias Hector!!!

Hector Abad , editor en jefe del diario liberal mas importante de Colombia "El Espectador". No se si te acuerdas pero en 1987 los paramilitares mataron a su padre que era medico, diplomatico y activista de los derechos humanos. En su libro " El Olvido que seremos" Hector A. cuenta esta triste historia.

Con respecto a este articulo en particular: creo que esta surgiendo un nuevo paradigma de lo femenino y un nuevo paradigma tambien de lo masculino. Inclusive escribi un post sobre este tema en uno de mis blogs.

Cuando la mujer deje de "defenderse" y competir con el hombre y cuando este deje de ser machista... y cada uno se haga cargo de sus individualidades y diferencias, aceptandose mutuamente como dos partes de un todo, que se complentan...Entonces....solo entonces...


Beso grande

Mariana Alvez Guerra dijo...

Respondiendo a tu visita, youtube bloqueo mi video en algunos paises porque como la cancion pertenece UGM no me lo dejan pasar, mas alla de que hayan usado esa cancion en otros videos y no les dijeron nada, pero bueno, que se le va a hacer. Si estas interesada te lo puedo enviar por mail. Un abrazo

Georgia dijo...

Que grato encontrar este espacio, que no se calle nunca la voz Roxana

un abrazo solidario

SilviaE.D. dijo...

Hola Roxana!
Hector Abad...IDOLO!
Qué buen artículo...lástima que por estos lugares, todavia los hombres disparan ante tanta bravura.
Gracias Roxana por presentarlo.
Un beso!

tresa dijo...

Hola! me ha gustado , que lancen un reconocimiento a las mujeres luchadoras!
Lástima que hay muchos hombres que todavía no saben apreciar lo bueno!

!saludos!

Pedro dijo...

¡Adelante!
Lo que a ti te libera también me libera a mi.
Pero tiene razón Myr sobre los paradigmas, ambos deben cambiar, no olvidemos que la otra cara del "machista" es la "hembrista", asumiendo la misma filosofía.
Una vez superada la fase de integración política y laboral, el siguiente paso sería luchar no tanto por que el hombre cambie, sino por la propia mujer.

Saludos

JUAN JES dijo...

Buenísimo!

ツ●♥♪ LUNATICA ツ●♥♪ dijo...

Gracias me a gustado mucho y cómo cambian las cosas antes la mujer era super sumisa ante el hombre... y esos machitos entre " " queda mucho que crecer y superar barreras especialmente creadas por las mismas mujeres...


...... , . - . - , _ , .......
......... ) ` - . .> ' `( .......
........ / . . . .`.. . . .. ........
........ |. . . . . |. . .| .........
......... .. . . . ./ . ./ ...........
........... `=(.. /.=` ...........
............. `-;`.-' .............
............... `)| ... , .........
................. || _.-'| ..........
............. , _|| .._, / .........
....... , ..... ..|| .' ..............
.... |.. |.. , . ||/ ...............
, ....` | /|., |FELIZ.., ...........
... '-...'-._....||/ ..............
........ >_.-`2009| ...............
............. , _|| ..............
............... ..|| ..............
................. || ..............
................. || ..............
................. |/ ..............
...................................

Así que te saludo este año

“Que Dios te bendiga en el Año 2009 con un deseo grande de ser grandes bendiciones en cada momento del día y todos los dias, buscando a Cristo primeramente.”

María Marta Bruno dijo...

Recibí este texto por correo electrónico, y me sorprendí, al verlo aquí.

Me gustó cuando lo leí, me sigue gustando, y hasta sospeché -en mi desconocimiento- que podría haber sido escrito por una mujer.

Yo no creo en blancos y negros, sostengo los grises, y mucho más los colores.

Por eso no creo que haya una moneda con dos caras, sino infinitas variantes.

Así y todo, a veces se nos hace todo tan cuesta arriba...

Un abrazo