miércoles, 14 de enero de 2009

CUESTION DE GENERO

El nacimiento de una nueva ciencia de la mente
Eric Kandel: el cerebro, la conciencia y la memoria
Para el Premio Nobel, todo es un proceso biológico que fue evolucionando. Mecanismos celulares del aprendizaje. Los vínculos con el psicoanálisis y la psicoterapia. ¿Hombres y mujeres piensan diferente?

El Premio Nobel de Medicina, Eric Kandel, destaca los avances de la biología de la mente.

Kandel recuerda que existe una memoria implícita, que comprende los hábitos, la sensibilización y el condicionamiento clásico, además de destrezas perceptivas y motoras como andar en bicicleta.

Y, además, está la memoria explícita, que incluye los recuerdos conscientes sobre personas, lugares, objetos y hechos.

Por supuesto, una repetición permanente puede convertir en memoria implícita a la explícita.

Los biólogos siempre consideraron que los seres humanos tenían capacidades mentales que no podían hallarse en animales más simples, por lo que creían que la organización funcional del cerebro humano debía ser muy distinta.

“Aunque esa opinión contiene algo de verdad – señala Kandel- se pasaba por alto el hecho de que ciertas formas elementales de aprendizaje son comunes a todos los animales.



Cuestión de géneros.

Otro de los hallazgos de los últimos años fue que los hombres y las mujeres no razonan igual, no apelan a las mismas estrategias de para, por ejemplo, encontrar el camino hacia un lugar determinado. Las mujeres recurren a indicios próximos. Cuando se le pide una indicación, es probable que una mujer diga “doble a la derecha en la farmacia y después siga sin doblar hasta que vea a la izquierda una casa de estilo colonial”.

Los hombres, en cambio, recurren en mayor medida a un mapa geométrico interno. Es probable que digan “siga cinco kilómetros hacia el norte, después doble a la derecha y siga hacia el este otro medio kilómetro”.

“En las imágenes funcionales del cerebro – explica Kandel- se observa que en los hombres y las mujeres se ponen en actividad distintas regiones cuando piensan en el espacio: la zona izquierda del hipocampo en el caso de los varones y la zona parietal derecha y la corteza prefrontal derecha en el caso de las mujeres”.

Un descubrimiento que se logró a partir de esta biología de la mente.

A partir de los avances logrados con los vínculos entre mente y cerebro, la psiquiatría se convirtió en “un estímulo para el pensamiento biológico y también en su beneficiaria directa”. “He podido advertir en la comunidad psicoanalítica – concluye el Premio Nobel - un interés significativo por la biología de la mente.

Sabemos ahora que todo estado mental es un estado del cerebro y que toda perturbación mental es una perturbación del funcionamiento cerebral.

Los tratamientos están destinados a modificar la estructura y el funcionamiento del cerebro”



Kandel fue distinguido con el Premio Nobel de Medicina en el año 2000, junto a Arvid Carlsson y Paul Greengard. Es profesor y director del Centro de Neurobiología de la Universidad de Columbia. Entre otros reconocimientos, recibió la Medalla Nacional de Ciencias de los Estados Unidos, el Premio Wolf, la Medalla Internacional Gairdner y el Premio Lasker. Desde 1974 es miembro de la Academia Nacional de ciencias de los Estados Unidos.

2 comentarios:

Tormenta dijo...

Todos los estudios son interesantes para llegar a conclusiones claras. Con respecto al ejemplo que se expone sobre la forma de explicar donde está tal cosa, creo que las mujeres somos más lógicas, hablamos de lo que se ve, no de lo que se debe calcular.

Un saludo con afecto,

T

GIANNI BARBALACE dijo...

Cada vez que leo algo sobre estudios de la mente quedo sorprendido. ¿Cuántas cosas no sabemos?
Este tema me apasiona, es más que interesante...es intentar saber un poco más como somos...
Un saludo
Gianni