jueves, 5 de diciembre de 2013

NO ME BUSQUES, PORQUE NO QUIERO QUE ME ENCUENTRES

No me busques, porque no quiero que me encuentres.
necesito estar sola, con mis silencios , pensamientos y recuerdos.
Tengo mi memoria saturada, quiero entrar en mi y ordenar mis preguntas internas.
las que dejo siempre para mañana, para después.
las del pasado, que se hacen futuro, pues no las traigo al presente.
Las pospongo habitualmente, creyendo que el mañana vendrá.
se van sumando, mezclando, ocultando, analizando.
El después, casi siempre el después.
no quiero que me encuentren los otros, quiero encontrarme yo.
El tiempo pasa y mi vida también.
Un momento acompaña a otro rápidamente.
Una necesidad es llenada y vienen otras, como las olas.
En este sucesivo estado de respuestas inmediatas, me voy abandonando al tiempo.
No es cuestión de llenar, muchas veces hay que vaciarse, dejar, abandonar, soltar y cuando se llega a vaciar, continuar la vida con la simpleza de la depuración.
No me gusta la soledad, pero si estar sola.
No me gusta la invasión, pero si el compartir.
No me gusta el ahogo, pero si el aire libre.
No me gusta el murmullo, pero si la palabra clara y el silencio que habla.
cargamos nuestra vida con la memoria colectiva e histórica, pero quiero llegar a la memoria individual.
El silencio es vital y sin embargo no se respeta. Angustia.
La palabra es siempre bienvenida, para no escuchar al silencio.
En la dicha no está el dicho.
Tal vez si es necesario decir para expresar y sacar lo sentido, pero no es solo decir o hablar.
Cuando hablo, digo.
Cuando digo, expreso.
Cuando expreso, siento.
Cuando siento, decido.
Cuando decido, hago.
Cuando alguien te diga te quiero, pregunta que quiere.
  

14 comentarios:

Pizarro dijo...

PRECIOSA REFLEXION.
SALUDOS Y ABRAZOS

AMBAR dijo...

Hola hermosa Roxana.
Tardo en pasar, pero ya estoy aqui, todo va más rápido que yo.
Gracias por estas sinceras, sentidas, profundas y llenas de verdad, letras de hoy, es una maravillosa fuente de reflexión.
Un buen fin de semana y un abrazo.
Ambar

Alicia María Abatilli dijo...

Roxana, tiempo sin leerte, me gusta el último verso, porque coincido con él. Y con los demás en general. Pero cuando alguien me dice que me quiere me sabe a poco, es mejor que que sea un todo.
Abrazos.

Myriam dijo...

¡Qué buen texto, Roxana! Es tan cierto, hay que respetar los silencios, esos tan necesarios para ordenarse uno interiormente.

Un beso, amiga del alma.

LAO Paunero dijo...

Lo que se necesita en realidad es escuchar lo que se desea oir. También es bueno que sepas degustar con sencillez del corazón la expresión de ¡te quiero! sobre todo si es al oido...y personal.... Te saludo con gran respeto y afecto. Me agrada venir a leerte y me gustó tu visita Roxana.

Mirella S. dijo...

Comparto muchas de tus reflexiones, tal vez no totalmente la última frase, porque creo que tendría que ser dicha en un nosotros, involucrándonos también.
Todos buscamos o necesitamos algo
del otro.
Muchos saludos.

roxana dijo...

Justamente Mirella la ultima pregunta eses envían para poder comprometerte con lo que si puedes dar. Hablo de querer no de amar. Las expectativas del querer no siempre se pueden cumplir, por eso es necesario saber lo que el otro puede y uno quiere. Beso y un gusto!

Poetiza dijo...

Vengo a saludar y desearte: Felices fiestas, cuidate mucho.

RECOMENZAR dijo...

Me gusta la brutalidad desnuda con la cual escribes

MuCha dijo...

Gracias es un placer tenerte en recomenzar
Y gracias por tu bello comentario

Helene Brutau dijo...

Me encanta en concepto de tu blog, la descripción y las entradas! Fascinante! Yo acabo de empezar mi blog y me serviría mucho cualquier tip que me puedas dar en cuanto a cómo hacerlo más atractivo y que otros bloggers lo lean. Saludos !

ALMA dijo...

Buen año, buenos post en el 2014!!

RECOMENZAR dijo...

hay chica
como me gusta
como escribis
besossssssss

tecla dijo...

Me ha gustado mucho esta entrada, Roxana.
Paso por un momento parecido.